diciembre 9, 2022

Prueba piloto en discoteca inglesa, más de 3.000 personas sin tapabocas

Tras más de un año de restricciones por la pandemia de COVID-19, unas 3.000 personas de la ciudad inglesa de Liverpool recibieron permiso para celebrar sin tapabocas ni distancia social en una discoteca, en lo que fue una clara prueba de que la vida de a poco comienza a volver a la normalidad.

Con un fuerte operativo de seguridad, que incluyó agentes de policía y perros vigilando la zona, la discoteca Circus permaneció abierta entre las 14 y las 23 horas locales para acoger el histórico evento, bautizado The First Dance (El Primer Baile). La entrada fue exclusiva para invitados que fueron capaces de demostrar que no tenían coronavirus. Se trató de una prueba organizada por el gobierno británico para evaluar el riesgo de contagio. Hubo gel desinfectante para las manos en el lugar, pero no se exigieron mascarillas.

Las autoridades explicaron que los asistentes también deberán realizarse una prueba PCR después del evento para “contribuir a la investigación y garantizar que cualquier transmisión del virus se controle adecuadamente”.
La directora de Cultura de Liverpool, Claire McColgan, aseguró que “ha sido un proceso particularmente difícil ya que el sector nocturno no ha estado abierto durante más de un año”. Sostuvo que se trata de un “evento diferente al que la gente está acostumbrada, desde el proceso de emisión de boletos hasta obtener una prueba PCR negativa para que se le permita la entrada”.

Asistentes al evento lo sintieron como una realidad paralela o como si hubieran regresado al 2019 con una máquina del tiempo, sin saber que al año siguiente aparecería un virus que mataría a millones de personas y cambiaría el mundo para siempre.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *