diciembre 5, 2022

Barinas centra este domingo un nuevo pulso del chavismo contra la oposición

Allá donde el chavismo perdió en noviembre, vuelve a haber elecciones. El estado venezolano de Barinas, donde nació el expresidente Hugo Chávez y gobernó su familia durante 22 años, repetirá este domingo la elección para escoger un nuevo gobernador para los próximos cuatro años.

La votación centra la atención de los más altos rangos del Estado venezolano, con el presidente Nicolás Maduro a la cabeza, luego que una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia ordenara repetir este 9 de enero la votación del pasado 21 de noviembre. En ese proceso, ganó el candidato opositor.

Freddy Superlano, de la antichavista Mesa de la Unidad Democrática, ganó la gobernación con un margen de ventaja de 0,39% sobre el hermano de Chávez y aspirante a la reelección, Argenis Chávez. El poder judicial, sin embargo, consideró una semana después que estaba inhabilitado para aspirar a cargos públicos por supuestas denuncias de la Contraloría, que todavía no detalla.

El Consejo Nacional Electoral venezolano reorganizó rápidamente una votación para este domingo. Se impidió a la oposición postular a dos candidatos de su preferencia, entre ellos la esposa del gobernador electo en noviembre.

Sergio Garrido, un dirigente político vinculado con el partido tradicional Acción Democrática, quien ganó una diputación al consejo legislativo del estado, es el abanderado de la Mesa de la Unidad Democrática.

Maduro, por su parte, anunció que el ex canciller y ex yerno de Chávez, Jorge Arreaza, es su apuesta para ganar en un estado simbólico para el oficialismo.

Completa la terna de candidatos principales un ex aspirante a la presidencia de Venezuela, disidente de las líneas de la oposición mayoritaria, Claudio Fermín.

Se ha cuestionado la gestión de los Chávez. Hay un deslinde del madurismo con respecto al chavismo.
Jesús Castellano, politólogo
La elección en Barinas, una región de los llanos venezolanos con solo 607.000 electores habilitados para votar este domingo ha centrado la atención del chavismo como punto de honor, explica el politólogo Piero Trepiccione.

“Es un estado emblemático, asociado al chavismo y, sin duda alguna, el interés de la maquinaria y la estructura del Estado se ha volcado en este proceso”, comenta el analista en entrevista con la Voz de América.

El Estado venezolano adelantó “una acción concertada” para beneficiar al candidato de Maduro en esta votación, denunció este jueves el rector principal del poder electoral, Roberto Picón, identificado con la oposición.

A su juicio, son “insuficientes” los mecanismos del CNE para fiscalizar y penalizar abusos oficiales en la fugaz campaña, entre los que mencionó el uso de instalaciones públicas, vehículos y recursos estatales para proselitismo.

Liderazgo a prueba
Una encuesta de la firma privada Delphos, de diciembre, reflejó que el candidato de la oposición parte con ventaja, con 31,3% de preferencia, mientras Arreaza cuenta con un 26,2% de apoyo y Fermín, solo con 5,5%. El sondeo detalló que un 16% no sabe o no dice por quién votaría y el 8% no respaldaría a ninguno.

El único candidato con “algún tipo de arraigo” y liderazgo en Barinas es Garrido, de la Mesa de la Unidad Democrática, según el politólogo Jesús Castellano.

“Jorge Arreaza no tiene ningún tipo de liderazgo en el estado. Fermín [quien también nació en Barinas] no tiene mayor arraigo, pero constituye un ruido” en la elección y podría dispersar los votos opositores, comenta a la VOA.

Superlano, el candidato que lideró la votación en noviembre, acompañó activamente a Garrido durante la campaña. Arreaza, por su parte, contó con apoyos públicos de dos de las hijas de Chávez y de la alta dirigencia del partido de gobierno.

Castellano resalta como dato curioso que el aspirante oficialista ha criticado tácitamente las gestiones de la familia de Chávez en Barinas durante la campaña, al reconocer que existen “tantas necesidades” en la región.

“Se ha cuestionado la gestión de los Chávez. Hay un deslinde del madurismo con respecto al chavismo. Eso es delicado, porque la base fundamental del Partido Socialista Unido de Venezuela es el chavismo”, apunta.

Participación clave
Trepiccione, coordinador del Centro Gumilla en el estado venezolano de Lara, considera que las probabilidades de triunfo del candidato opositor serán mayores si se eleva la participación del electorado.

En noviembre pasado, hubo 54% de abstención de los votantes. “En caso de una menor participación, la maquinaria del gobierno central en esta elección va a tener un mayor impacto” en los resultados, opina. A su juicio, el caso Barinas volvió a polarizar al país entre el chavismo y sus detractores.

Castellano, por su lado, recuerda que el oficialismo ya perdió en Barinas hace solo mes y medio. Una derrota, estima, sería “un golpe durísimo” para él.

Juan Guaidó, líder opositor a quien 50 gobiernos del mundo reconocen como presidente encargado de Venezuela, acusó a Nicolás Maduro de querer “secuestrar” Barinas en las elecciones de este domingo.

“Barinas es ejemplo de resistencia y lucha. Maduro ya perdió, solo les queda tratar de secuestrarla de nuevo. La dictadura se quedó sin pueblo. Es minoría y por eso arrebata y amenaza, pero nada nos ha detenido”, publicó el viernes.

Maduro, por su parte, admitió que Barinas requiere “cambio y renovación” al designar como candidato a Arreaza, quien no ha participado como aspirante a cargos de elección popular durante sus 20 años dentro del gobierno nacional.

“Es un verdadero líder. Es el mejor para asumir las riendas de Barinas para cambiar todo lo que se tenga que cambiar”, dijo el presidente, en diciembre.

VOA

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *