diciembre 7, 2022

Hablar abiertamente de depresión puede ser la diferencia

vivir-solos

Este 13 de enero se celebra el Día Mundial de la lucha contra la depresión, un trastorno emocional que afecta a más de 300 millones de personas en el mundo, siendo considerada como la primera causa mundial de discapacidad.

 

En ese marco, el Ministerio de Salud y Protección Social reitera su compromiso con la salud mental de los colombianos, recordando la importancia de estar alerta a las señales, para prevenir y tratar la enfermedad.

 

«La emergencia desencadenó nuevos estresores. La soledad, la incertidumbre, la pérdida de ingresos, entre otros, se asocian frecuentemente con el deterioro de la salud mental, por eso, hoy más que nunca, es importante hablar de ello. Eso puede marcar la diferencia», dijo la psiquiatra Nubia Bautista, subdirectora de Enfermedades No Transmisibles del Ministerio de Salud y Protección Social.

 

En Colombia, la Encuesta Nacional de Salud Mental del 2015, encontró depresión en adolescentes con una prevalencia de vida 2,4%, y en la adultez de 4,3%. En el caso de la depresión mayor, 1% en el caso de la depresión menor y 0,5% para la distimia.

 

¿Cómo identificarla?

 

De acuerdo a Bautista, la depresión es el resultado de una interacción compleja de factores sociales, psicológicos y biológicos. Aparte del estado de ánimo persistentemente triste y una marcada disminución del placer de realizar las actividades, las presentaciones comunes de la depresión son:

 

Múltiples síntomas físicos persistentes sin causa clara
Poca energía
Fatiga
Problemas de sueño (dormir demasiado o muy poco)
Ansiedad
Cambios significativos en el apetito o el peso (aumento o pérdida de peso)
Sentirse inútil
Culpabilidad excesiva
Indecisión
Inquietud / agitación
Desesperación
Pensamientos y actos suicidas

Qué hacer si piensa que está deprimido

Solicite ayuda profesional. Hablar con un profesional sanitario local o con su médico de cabecera es un buen punto de partida.
Recuerde que puede sentirse mejor si recibe la ayuda adecuada.
Siga realizando las actividades que le gustaban cuando se encontraba bien.
No se aísle. Mantenga el contacto con familiares y amigos.
Haga ejercicio regularmente, aunque se trate de un pequeño paseo.
Mantenga hábitos regulares de alimentación y sueño.
Acepte que puede tener depresión y ajuste sus expectativas. Tal vez no pueda llevar a cabo todo lo que solía hacer.
Evite o limite la ingesta de alcohol y absténgase de consumir drogas ilícitas, ya que estos productos pueden empeorar la depresión.
Si tiene pensamientos suicidas, pida ayuda a alguien inmediatamente.
Según Bautista, «el estado de ánimo bajo es normal y transitorio; muchas personas pueden experimentarlo de vez en cuando. Pero la depresión puede reconocerse porque dura más (al menos dos semanas) y tiene un profundo impacto en la capacidad de una persona para funcionar en la vida cotidiana».

En niños, niñas y adolescentes podría prevalecer la irritabilidad, múltiples dolores sin causa aparente, cambios en el patrón de sueño y de alimentación y exacerbación de los miedos propios del desarrollo. En la vejez el dolor crónico podría ser un factor de riesgo y un equivalente depresivo.

 

Por lo anterior, «es fundamental que, como familiares, compañeros de trabajo, amigos, vecinos, logremos identificar algunos de estos síntomas en las personas cercanas y activemos rutas de atención. Para el caso de la depresión, en los entornos se puede salvar muchas vidas», dijo Bautista.

 

Acciones del Minsalud

 

En el marco de la pandemia, Minsalud realizó la formación en primeros auxilios psicológicos de más de 5.000 profesionales entre 2020 y 2021; se han emitido lineamientos sobre reducción del estigma, duelo y conformación de grupos de apoyo, como también se han fortalecido diversas líneas de teleorientación en salud mental.

 

«Hay líneas específicas en los territorios. En ellas, las personas con dudas en relación a la salud mental o que presentan síntomas leves y sin complicaciones, generalmente pueden ser atendidos por teléfono en el marco de la teleorientación», explica la psiquiatra.

 

En el caso de la atención integral, Minsalud cuenta con la actualización del Plan de Beneficios de Salud (Resolución 2292 de 2021), donde, además de sostener unas óptimas frecuencias de psicoterapia, se facilita el acceso a múltiples medicamentos para la depresión (Agomelatina, Bupropión, Duloxetina, Venlafaxina, Vortioxetina, etc.).

 

En este marco, se ha trabajado en la estrategia MhGAP, en una fase intensiva de diseminación después de los primeros picos de la pandemia, en tres territorios (Bolívar, Casanare, Arauca) para el 2021, y se planea continuarlo para este año. Esta estrategia busca acortar las brechas de atención en salud mental, e incluye entre los módulos que se enfatizan, el de Depresión, además de contar con un enfoque sensible al curso de vida durante los otros módulos.

 

«Por otra parte, en septiembre de 2021 se realizó la publicación de la Estrategia Nacional para la Prevención de la Conducta Suicida en la cual se enfatizó, por curso de vida, en las manifestaciones más frecuentes de la depresión y en las intervenciones más eficaces para la misma, teniendo en cuenta los entornos en los que se desarrollan las personas, las familias y las comunidades», concluyó Bautista.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *