abril 23, 2024

Noticias

Jacques Delors, constructor de una Europa de valores, no solo económicos

Figura de la construcción europea, padre del euro, Jacques Delors falleció el miércoles 27 de diciembre a la edad de 98 años. Desde Bruselas, donde dirigió la Comisión de 1985 a 1995, desempeñó el papel de arquitecto en la configuración de los contornos de la Europa contemporánea: el establecimiento del mercado único, la firma de los acuerdos de Schengen, el Acta Única Europea, el lanzamiento del programa de intercambio de estudiantes Erasmus, la reforma de la Política Agrícola Común, el lanzamiento de la Unión Económica y Monetaria que desembocaría en la creación del euro. En marzo de 2020, había llamado a los Jefes de Estado y de Gobierno de la UE a una mayor solidaridad, en un momento de fuerte debate sobre la respuesta conjunta a la pandemia de Covid-19. “Detrás de sus elecciones, de sus compromisos e incluso de sus decisiones personales, había una cierta idea del hombre y una cierta idea de respeto en la lucha política”, según monseñor Antoine Hérouard, vicepresidente de la Comisión de las Conferencias Episcopales de la Unión Europea (Comece).

Una cierta visión de la Unión Europea
Con sus think tanks, el Club témoin o Notre Europe (que luego se convirtió en el Institut Jacques-Delors), defendió hasta el final el fortalecimiento del federalismo europeo, pidiendo más “audacia” en el momento del Brexit y de los ataques de “populistas de todo tipo”. “Delors -explica monseñor Hérouard- tenía una verdadera concepción de Europa porque era plenamente consciente de que Europa debía crecer en sus capacidades y no ser solo una especie de club económico en el que se comparten un cierto número de intereses”. Delors formaba parte de esa generación “que había conocido la guerra y sabía lo que la paz podía aportar a Europa, para los países que hasta pocos años antes estaban combatiendo”.

Juan Pablo II en el Consejo de Europa de Estrasburgo el 8 de octubre de 1988.
El hombre de fe

Nacido en París el 20 de julio de 1925 en un ambiente católico sencillo, Jacques Delors pasó de la parroquia a la Juventud Obrera Cristiana (la Jeunesse ouvrière chrétienne – JOC), a la que permaneció vinculado toda su vida. Ingresó en el Banco de Francia, se afilió a la Confederación Francesa de Trabajadores Cristianos y participó en el proceso que dio origen a la Confederación Democrática Francesa del Trabajo, uno de los principales sindicatos nacionales de Francia. “Se preocupaba por enraizar las instituciones europeas en valores humanistas”, prosigue Hérouard, y añade que “probablemente hay un punto en el que su fe y su papel se encuentran”. En 1985, cuando Jacques Delors era Presidente de la Comisión Europea, Juan Pablo II visitó la sede de la Comunidad Económica Europea, un acontecimiento sin precedentes para un Pontífice. “Las palabras con las que el señor Delors me acoge tan cortésmente en nombre de todos ustedes dan testimonio de su interés por la primera visita del Papa a las instituciones europeas que ustedes presiden y guían, o ante las que están acreditados”, fueron entonces las palabras del Pontífice.

En octubre de 1988, tres años después, Juan Pablo II visitó el Consejo de Europa en Estrasburgo. Mientras que más recientemente, en 2008, en París, Delors se reunió con Benedicto XVI durante su visita al Collège des Bernardins. Delors”, concluye el Vicepresidente de Comece, que le conoció como feligrés, en París y Bruselas, era “un hombre recatado, que no exhibía su fe como una bandera, sino que la vivía a diario”.
Vatican News

Compartir...
Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.