julio 18, 2024

Noticias

En el Sínodo, oraciones por las víctimas de la guerra y la voz de los que salvan vidas

La Sexta Congregación General del Sínodo que se está celebrando en el Vaticano se abrió con una meditación del cardenal Arthur Roche, que evocó el “peligro de una guerra sangrienta” con la violencia en Gaza e Israel en las últimas horas. Informando sobre los trabajos entre ayer por la tarde y esta mañana, centrados en temas como los conflictos en el mundo, la pobreza, los abusos, la identidad sexual, estuvieron el presidente de la Comisión para la Información, Paolo Ruffini, y la secretaria Sheila Pires en el briefing diario en la Sala de Prensa vaticana.

Los invitados fueron el cardenal Gérald Cyprien Lacroix, arzobispo de Quebec (Canadá), que relató su experiencia de “enriquecimiento” durante estos días en el Aula Pablo VI; Grace Wrakia, testigo del proceso sinodal en Oceanía, que hizo oír la voz de las “pequeñas” comunidades de Papúa Nueva Guinea; Luca Casarini, activista y fundador de “Mediterranea Saving Humans”, una ONG creada en 2018 por “indignación” ante las miles de muertes en el Mediterráneo y hoy dedicada a salvar vidas en el mar. Invitado especial al Sínodo, Casarini compartió un fuerte testimonio sobre este trabajo realizado en el Mare Nostrum: un “encuentro” entre dos pobrezas, dijo, la material de quienes se ven obligados a abandonar “la única riqueza en su poder”, su propia tierra, y la pobreza espiritual de un Occidente que parece haber perdido la capacidad de llorar y rechazar el “horror”.

Un pequeño “Círculo Menor” en Santa Marta
Ruffini fue el primero en tomar la palabra, informando sobre un “pequeño ‘Círculo Menor'” establecido ayer en la Casa Santa Marta, donde algunos pobres de Roma fueron invitados a almorzar con el Papa y el cardenal limosnero Konrad Krajewski. También a ellos se les preguntó “qué esperaban de la Iglesia” y “su respuesta”, dijo Ruffini, informando desde la Congregación General, “fue: ‘Amor. Sólo amor”.

Tras el Concilio
339 miembros estuvieron presentes en la Congregación de ayer, 345 esta mañana que rezaron el Ángelus dirigidos por el cardenal Matteo Zuppi, presidente de la Conferencia Episcopal Italiana (cuyo cumpleaños es hoy), quien pidió la intercesión de san Juan XXIII, cuya memoria se recuerda hoy, 11 de octubre, aniversario también de la apertura del Concilio Vaticano II. Un momento histórico para la Iglesia universal evocado por el cardenal Lacroix en su discurso: “Lo que estamos viviendo es una continuidad de todo aquello”, dijo el cardenal canadiense. Juan XXIII fue “profético”, dijo: viejo, enfermo, Roncalli fue “inspirado” por el Espíritu sobre la necesidad de “vivir un Concilio ecuménico”, del que, por cierto, ni siquiera pudo ver el final.

Lacroix leyó el discurso de apertura del Concilio de Juan XXIII, de extraordinaria actualidad en este tiempo sinodal que vive la Iglesia desde octubre de 2021. “La metodología que utilizamos se orienta hacia la escucha del Señor, de su Palabra, de su presencia en cada bautizado, y esto nos permite abrirnos al otro y a los otros”. Escuchando la Palabra de Dios, a nuestros hermanos y hermanas, “podemos encontrar matices, cambiar lo que pensamos, y así es como vemos que Dios actúa y está actuando en todas las personas”, dijo el Arzobispo de Québec, revelando que vivir todo esto a nivel personal “me lleva a ajustar, a afinar, a cambiar un poco mi pensamiento”.

La voz de las “pequeñas” islas de Oceanía

Por otra parte, la idea del Sínodo sobre la Sinodalidad en sí “es dejarse interpelar por lo que surge en las otras intervenciones de manera libre”. Y también dar voz a quienes hasta ahora han permanecido en un segundo plano. Grace Wrackia, en este sentido, expresó su gratitud al Papa por invitar al Sínodo a representantes de las Islas Salomón y Papúa Nueva Guinea. “Durante tantos años”, dijo en un apasionado discurso, “hemos escuchado y ahora nos gustaría hablar y nos gustaría que ustedes escucharan, porque tenemos algo que dar al mundo. Es nuestra manera de vivir, de vivir en comunión, de vivir juntos y de construir relaciones”.

Enérgicos llamamientos en favor de la paz
Enumerando los temas abordados por los Círculos y las congregaciones, el Prefecto Ruffini explicó que muchos discursos tocaron el tema de la paz y de las personas que sufren a causa de la guerra: “Se hizo referencia a cómo los cristianos pueden ser un signo de paz y reconciliación en un mundo desfigurado por las guerras y la violencia”. Se hicieron “fuertes llamamientos” por los países asolados por conflictos y por el “sufrimiento en algunas Iglesias orientales”.

Una Iglesia humilde para los pobres
Otro tema que surgió, dijo Sheila Pires, fue “el deseo de una Iglesia a favor de los pobres, humilde, viajera, que camine con los pobres”. Pobres que “tienen muchas caras”: excluidos, emigrantes, víctimas del cambio climático, e incluso mujeres y hermanas en algunas partes del mundo consideradas “ciudadanas de segunda clase”. “Se ha dicho que hay que protegerlos de los abusos”, explicó Pires.

Reflexiones sobre abusos e identidad sexual
Los abusos fueron otro de los temas centrales de las reflexiones: “Se habló de nuestra credibilidad puesta en entredicho por escándalos como los abusos sexuales y de la necesidad de erradicar todo abuso sexual, de poder y espiritual y de hacer todo, seguir haciendo todo, para estar cerca de las víctimas”, dijo Ruffini.

A continuación, se abordó el tema de la identidad sexual en los grupos y en los discursos. Se dijo que debía abordarse “con responsabilidad y comprensión, permaneciendo fieles al Evangelio y a las enseñanzas de la Iglesia”, explicó el Prefecto de Comunicación. Algunos pidieron “un mayor discernimiento sobre la enseñanza de la Iglesia en materia de sexualidad”; para otros, sin embargo, “no hay necesidad de un mayor discernimiento”. A preguntas de los periodistas, explicó que “no ha habido nada que pueda enmarcarse en el estereotipo de la polarización. Es una experiencia de compartir”.

La pregunta que se hicieron los participantes en el Sínodo fue “cómo encarnar la pastoral del amor entre las parejas homosexuales, entre los divorciados, permaneciendo fieles a las enseñanzas de la Iglesia”. “Más o menos todos los que intervinieron sobre estos temas dijeron que hay que rechazar toda forma de homofobia”, señaló Paolo Ruffini, explicando que varios miembros dijeron “que muchas dificultades surgen del desconocimiento de la realidad y del itinerario personal de los individuos”.

La cuestión de los inmigrantes
Sobre la cuestión de los migrantes, algunos obispos -se explicó en la sesión informativa- han “pedido ayuda a otras conferencias episcopales” que se encuentran en mejores situaciones desde el punto de vista de la integración y la acogida. Una manera “de poder beneficiarse” de las competencias desarrolladas para que las personas acogidas puedan integrarse en la sociedad. También reafirmó “la necesidad de que los emigrantes y refugiados respeten las leyes de los países en los que se encuentran”.

El testimonio de Luca Casarini
Sobre el tema de las migraciones, el testimonio de Luca Casarini fue conmovedor para la mayoría de los presentes en la sesión informativa en la Sala de Prensa del Vaticano. Comenzó describiéndose como “un hombre privilegiado”, porque “en un mundo donde hay una carrera para ver quién mata más gente, un mundo dominado por el odio, acudir en ayuda de una vida, abrazar a hermanos y hermanas en medio del mar, es un don infinito que cambia vidas. Ha cambiado la mía…”.

Del activista una reflexión también sobre el tema de la pobreza: “Nosotros, en medio del mar, nos encontramos con estos hermanos y hermanas y en ese momento se encuentran dos pobrezas. Por un lado, la pobreza económica y social que obliga a la gente “a dejar su tierra, su familia, su memoria”, sus únicas riquezas; por otro, la pobreza desoladora de una parte del mundo que ahora considera “normal el horror”. “Ya no somos capaces de llorar por un niño que muere”, dijo Casarini. “Estas dos pobrezas se ayudan mutuamente y dejan espacio para algo que hoy deberíamos buscar desesperadamente en el mundo del odio, el amor. Así es como conocí a Jesús y a Dios”.

Con educación e ironía, el invitado especial respondió a las preguntas de quienes le preguntaban si se sentía “fuera de lugar” en un acontecimiento como el Sínodo, salpicado de diversos rituales y momentos espirituales. “Siempre me siento fuera de lugar e inadecuado en cualquier contexto”, sonrió, “realmente considero a todos los presentes en el Sínodo mis hermanos y hermanas, estoy aprendiendo a convertir el resentimiento y el rencor en piedad”. El secreto que “estoy intentando aprender es a ponerse en el lugar del otro. Que no debemos esperar solucionarlo todo nosotros, sino que es el Espíritu Santo quien actúa. Así pueden ocurrir cosas locas… como que yo esté en el Sínodo”.

El fundador de Mediterránea también fue preguntado por su “arrepentimiento” por su actuación durante el G8 de 2001 en Génova y la acusación de complicidad en la inmigración ilegal. “Por Génova pasé ocho años de juicio y fui absuelto en los tres niveles de acusación”, respondió Casarini, mientras que la otra acusación “no la pude entender”. Para mí, ningún ser humano es clandestino…. Entendí que se me investigaba por haber rescatado a 38 personas durante 38 días en medio del mar. La mayor espera que ha conocido Europa. Entre estas personas había una chica que fue violada por cinco guardias libios antes de hacerse a la mar, durante 38 días ni siquiera tuvo un médico. ¿He cometido algún delito? Arréstenme, me alegro de haberlo hecho”.

Vatican News

 

Compartir...
Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.