julio 23, 2024

Noticias

Un amor incondicional, Angie Valdés

Vulnerabilidad y debilidad no son lo mismo, la primera corresponde a la seguridad de expresar sus pensamientos y sentimientos con un círculo que otorga seguridad, mientras que el segundo representa una situación en la que no se tienen recursos, herramientas o la capacidad para afrontarla.

Aunque su infancia no fue sencilla, la joven boxeadora Angie Valdés encuentra en su vulnerabilidad la motivación para progresar en su vida y en su deporte. Precisamente fue el boxeo el catalizador de la perseverancia y el amor con el que afronta las diferentes situaciones en su vida: “el boxeo representa mucho, amor, sacrificio, disciplina, compañerismo”.

Fue el amor y la pasión por el deporte lo que la impulsó a utilizar un parque, terraza o salón comunal como un espacio de entrenamiento. Asimismo, su natal barranquilla es testigo fiel de todo lo que ha superado, de las pruebas que no la han detenido y de las responsabilidades, pues a sus 23 años está al cuidado de cinco de sus hermanos.

Para Angie, el amor y sus lenguajes no representan una debilidad, sino que son el medio por el cual obtiene fortaleza y fuerza para combatir en el ring y para luchar en la vida: “mi motivación es ser una referente en el deporte, el deporte le cambia a uno muchas cosas. También ayudar a mis hermanos, es lo que más amo. Somos 13, hay cinco que son los más pequeños y ellos están a mi cargo”

Sus hermanos son el motor que la impulsan a seguir, a exigirse dentro del ring y a sobrepasar sus límites para entregarles una mejor vida. Ya son casi cuatro años desde que Angie tomó la responsabilidad de velar por la seguridad de sus hermanos, pues su mamá, Telemina Reyes, falleció en 2020.

Con la voz entrecortada y al borde de las lágrimas, Angie sabe que sus hermanos son su principal motivación, el amor que siente es tan incondicional como su entrega en cada entrenamiento: “con escucharle la voz a mis hermanitos automáticamente sé que tengo que estar preparada para el día siguiente y entrenar más duro, si los puedo ayudar a ellos, pues yo estoy muy bien”.

Su vulnerabilidad humana es un reflejo de todo lo que vivió, de las situaciones que soportó y de todo el esfuerzo que significó aquella clasificación a París 2024 durante los pasados Juegos Panamericanos Santiago 2023.

“Todos los días voy a luchar por ser mejor en lo deportivo y como ser humano”, su filosofía de vida es acompañada con su sonrisa característica. Angie expresa que con ayuda de Dios tendrá una buena participación en París 2024, quiere ser una campeona olímpica.

Con un noble corazón, Angie Valdés subirá, por primera vez, al ring de los Juegos Olímpicos. Con la mente enfocada en un objetivo y con la motivación intacta, la colombiana dará todo de si tanto por su sueño como por sus hermanos, pues el acto de amor más grande es dar la vida por los demás.

Compartir...
Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.